Sigena y Roda de Isábena

Empieza el año y primera salida. Este año hay que darle un empujón fuerte a los magnets de la nevera. El plan es el siguiente: visitar El Real Monasterio de Santa María de Sigena donde se muestran parte de los bienes recuperados a Cataluña. Después, a algo más de una hora de camino, visitar el casco histórico y la Catedral de San Vicente de Roda de Isábena, uno de los pueblos más interesantes (y bonitos) de España.

Continuar leyendo «Sigena y Roda de Isábena»

Mi vida en un tren y un avión

Los últimos meses están siendo intensos en cuanto a viajes se refiere. Londres, Boston, Tokyo, … además de los innumerables días en Madrid sobre todo.

Boston downtown
Callejeando por Boston una hora antes de coger el vuelo de vuelta

Para todos ellos, siempre el tren y algún avión que otro.

Y siempre la misma rutina. Ya tan interiorizada es que sale de forma automática. Incluso con un punto de condescendencia con los viajeros no habituales por culpa de esos pequeños retrasos: dónde poner la maleta, cómo se pasa el control de seguridad, …

Con un poco de suerte, el año que viene no podré mantener la tarjeta Renfe+ Oro. Eso será bueno… muy bueno.

En una de las Mecas de la ingeniería…

Hace sólo unas semanas tuve la oportunidad de volver al MIT Media Lab por trabajo. Siendo la segunda vez, lo miras con otros ojos: comparas, analizas sus fortalezas, … sigue siendo la meca de un ingeniero industrial al que le gusten los proyectos de alto impacto.

Es cierto que cuidan muy bien la vertiente de relaciones públicas y marketing de marca pero para poder explotar esa parte tiene que haber un todo. Es un círculo virtuoso: investigación potente, recursos, talento, impacto social, marketing… y vuelta a empezar.

Continuar leyendo «En una de las Mecas de la ingeniería…»

de Logroño a Burgos

Saliendo de Montes de Oca

Hace solo unos días volví de otra de mis semanas de desconexión gracias al Camino de Santiago. Cada vez soy más consciente de la necesidad que tengo de estos momentos no sólo para desconectar completamente del trabajo sino para reconectar en sentido amplio: otros peregrinos, la naturaleza, mi mundo interior, la tranquilidad, …

Catedral de Burgos
Catedral de Burgos desde el Castillo.

Para empezar, tengo que reconocer que tengo una suerte tremenda cada vez que me echo al Camino. El viejo paradigma de que «siempre sales sólo al Camino pero siempre lo terminas acompañado» se ha cumplido cada vez y eso que en esta ocasión no lo tenía tan claro. Mi familia del Camino va creciendo y la forma en la que te hacen crecer es casi adictiva.

Continuar leyendo «de Logroño a Burgos»

Desconexión

Desde hace unos años, guardo una semana de vacaciones para disfrutar de un retiro en San Juan de Alicante donde lo más complicado es elegir entre playa y piscina. Aquí se prepara el invierno y cómo afrontar unos meses cada vez más llenos de viajes, proyectos, … y en general, faltos de tiempo.

Libro y cascos para desconectar
Compañeros de desconexión

Al principio siempre me cuesta entrar en la dinámica de este sitio. Demasiado pautado quizás: gimnasio (si me pongo el despertador), desayuno, playa o piscina, comer, piscina, ducha, paseo y cena. Nada complicado pero la verdad es que ayuda a salir de la vorágine diaria de las últimas semanas o meses.

Eso ayuda a no dedicar carga mental extra para organizar el día y dejar discurrir las horas entre una actividad y otra. Y permite liberar la cabeza para planificar esos fines de semana largos, cómo hacer que los viajes impacten lo menos posible o buscar las etapas del Camino para diciembre.

Y sobre todo, eso ayuda a mantener el dedo lejos del icono del correo electrónico y comprobar si hay algún fuego en el que echar una mano.