Lecciones aprendidas: Simplicidad

O sencillez. No tengo claro cómo traducirlo pero si cómo ha afectado a muchos aspectos de mi vida. No puedo decir que me haya convertido en un minimalista pero cuando tienes una mochila como todo espacio disponible para una, dos o seis semanas, hay que cambiar las prioridades.

Además, esa simplicidad también tiene que ver con las rutinas y las dinámicas en las que te sumerges durante unos días o unas semanas.

Continuar leyendo «Lecciones aprendidas: Simplicidad»

Lecciones aprendidas: Compañerismo

Alguna vez ya he dicho que siempre empiezo el Camino sólo. Para ser exacto, siempre que lo he hecho andando ya que la primera vez lo hice en bici con mi hermano pequeño. Será que me vuelvo raro con el tiempo pero es una forma de volver al Camino sin presiones ni expectativas: puedo seguir mi propio ritmo tanto andando como interior.

Además, excepto la primera vez que lo hice en pleno agosto (nunca más), siempre lo hago en invierno. Una época poco propicia para organizar salidas y siendo sinceros, el tiempo puede no acompañar.

Continuar leyendo «Lecciones aprendidas: Compañerismo»

Lecciones aprendidas: Paciencia

Hace tiempo, empecé a escribir sobre las cosas que había aprendido en el Camino. Abro una serie sobre las lecciones aprendidas.

Una de las fundamentales. Es quizás una de las primeras que te enseña el Camino: se pierde el sentido de la inmediatez. Si quieres llegar desde aquí hasta allí, no hay otra forma de hacerlo que dando un paso detrás de otro. No hay otra opción. Y es especialmente así en La Meseta.

Palencia Infinita
Ya en tierras de Palencia, a la salida de Itero de la Vega.
Continuar leyendo «Lecciones aprendidas: Paciencia»