Confinados en casa por el Covid-19

Lo que parecía impensable sólo hace unos días ya está aquí. Pasamos de promocionar el teletrabajo el miércoles a casi todo el mundo a casa el viernes. Y menos mal que al menos tenemos experiencia en esto pero vamos a tener que aprender a lidiar con reuniones en remoto de forma constante. También es cierto que me da la sensación de que ganaremos un punto en eficiencia por falta de distracciones.

Esto acabará siendo “The New Normal”

En cuanto a la intendencia, nos hemos vuelto locos. No sé cuántas veces he oido que los supermercados no se van a desabastecer (y no lo está haciendo) pero nos hemos lanzado a comprar como si nos enfrentáramos a un apocalípsis zombie: sólo falta papel higiénico. Estamos haciendo colas en los supermercados desde el punto de la mañana y salimos con varios carros como si mañana fueran a cerrar.

Continuar leyendo «Confinados en casa por el Covid-19»

Desconexión

Desde hace unos años, guardo una semana de vacaciones para disfrutar de un retiro en San Juan de Alicante donde lo más complicado es elegir entre playa y piscina. Aquí se prepara el invierno y cómo afrontar unos meses cada vez más llenos de viajes, proyectos, … y en general, faltos de tiempo.

Libro y cascos para desconectar
Compañeros de desconexión

Al principio siempre me cuesta entrar en la dinámica de este sitio. Demasiado pautado quizás: gimnasio (si me pongo el despertador), desayuno, playa o piscina, comer, piscina, ducha, paseo y cena. Nada complicado pero la verdad es que ayuda a salir de la vorágine diaria de las últimas semanas o meses.

Eso ayuda a no dedicar carga mental extra para organizar el día y dejar discurrir las horas entre una actividad y otra. Y permite liberar la cabeza para planificar esos fines de semana largos, cómo hacer que los viajes impacten lo menos posible o buscar las etapas del Camino para diciembre.

Y sobre todo, eso ayuda a mantener el dedo lejos del icono del correo electrónico y comprobar si hay algún fuego en el que echar una mano.

Siempre con el run-run

Es cierto: no consigo sacar unos días para volver al Camino. Y menos ahora que se acerca el buen tiempo (con permiso de las tormentas). Ahora se imponen salidas cortas, zonas menos transitadas, … lo justo para dejar que pase el verano y vuelva el frío.

Pero también es cierto, y eso lo saben todos los que han sido «tocados» por el Camino, que siempre hay un proceso en background que mantiene viva la sensación. En mi caso, estas entradas, revisar algún canal de YouTube o leer por encima la cuenta de Twitter que tengo dedicada.

Continuar leyendo «Siempre con el run-run»