iOS Shortcuts and KNIME to analyze geoloc info

I like to disconnect as much as possible on vacation but also learn or try something new. On this occasion I have insisted on reviewing how many places I have been in the last few years. Thanks to the geopositioned photos, this information is available, but how can I extract it from them in the simplest way possible? iOS Shortcuts and KNIME, as #nocode tools, are chosen to analyze the geoloc info.

Boston geoloc photos iOS Shortcuts KNIME data analytics ETL Google Data Studio NOMINATIM API
Photos in Boston with geolocation information using iOS native application
Continuar leyendo «iOS Shortcuts and KNIME to analyze geoloc info»

Paseos por el Pirineo, ¿quieres venir?

Casi 6 meses sin apenas salir de casa y sin paseos por el Pirineo. Estas vacaciones, aún con mascarilla, me hacían falta para desconectar. Mi truco: andar y bloquear las notificaciones en el móvil. Mano de santo.

Cualquier sitio es bueno pero hoy la salida ha sido por Aínsa y Boltaña. Apenas unos kilómetros porque hacia mucho calor pero suficiente para encontrar esta pequeña perla camino de Seso.

Continuar leyendo «Paseos por el Pirineo, ¿quieres venir?»

Nuevos proyectos… en Boston

Es curioso. Hace unas semanas estuve por cuarta vez en Boston. En el MIT Media Lab con nuestros compañeros del Boston Exponential Hub (BXH). Impensable hace dos años y ahora tengo la oportunidad de explorar una de las áreas con mayor crecimiento y con mayor impacto potencial dentro de la Inteligencia Artificial: el procesado de lenguaje natural (NLP).

Continuar leyendo «Nuevos proyectos… en Boston»

Desconexión

Desde hace unos años, guardo una semana de vacaciones para disfrutar de un retiro en San Juan de Alicante donde lo más complicado es elegir entre playa y piscina. Aquí se prepara el invierno y cómo afrontar unos meses cada vez más llenos de viajes, proyectos, … y en general, faltos de tiempo.

Libro y cascos para desconectar
Compañeros de desconexión

Al principio siempre me cuesta entrar en la dinámica de este sitio. Demasiado pautado quizás: gimnasio (si me pongo el despertador), desayuno, playa o piscina, comer, piscina, ducha, paseo y cena. Nada complicado pero la verdad es que ayuda a salir de la vorágine diaria de las últimas semanas o meses.

Eso ayuda a no dedicar carga mental extra para organizar el día y dejar discurrir las horas entre una actividad y otra. Y permite liberar la cabeza para planificar esos fines de semana largos, cómo hacer que los viajes impacten lo menos posible o buscar las etapas del Camino para diciembre.

Y sobre todo, eso ayuda a mantener el dedo lejos del icono del correo electrónico y comprobar si hay algún fuego en el que echar una mano.