Todo el mundo lo comparte

¿Qué tiene el Camino que todo el mundo que lo hace, que quiere hacerlo o que lo ha hecho quiere contarlo por el medio que pueda? Todos quieren ofrecer trucos, packing lists, consejos, los mejores sitios para comer… aunque todos acaban siendo muy parecidos, no se dejan de compartir en innumerables foros, páginas web, blogs, … Las redes sociales como Twitter, Instagram o Pinterest son un altavoz para seguir en directo los progresos en las etapas.

En todos ellos se repite un patrón explícito: todo el mundo quiere repetir. Posiblemente otra de las variantes o una zona más alejada que todavía no han podido hacer pero casi todos los peregrinos no puede esperar a repetirlo. ¿Qué ofrece el Camino para seguir ofreciendo una experiencia tan única y con un adjetivo tan repetido como «Lifetime Trail»?

Entre tantos análisis y resúmenes que se han publicado, libros que se han escrito o blogs que han nacido, cada uno tiene el suyo pero también hay un patrón: es una experiencia que no se puede copiar y que tiene una serie de componentes de vuelta a los básicos (lucha, compromiso, andar, naturaleza, fascinación, …) que son difíciles de encontrar en nuestra «zona de control». Pero también, aunque lo quieras hacer solo, tiene una componente absolutamente social: conocer personas durante un periodo de tiempo relativamente corto que comparten muchas de tus inquietudes. Muchos de los que escuchan las historias del Camino de boca de sus protagonistas, difícilmente comprenden en toda su profundidad cómo les marcaron. Por eso es tan absolutamente experiencial. Y por eso queremos repetir.

Y qué decir o cómo transmitir la sensación de poder ayudar a otro peregrino desde de la forma más básica que hay como es escuchar y compartir penurias hasta sacar a alguien de un apuro. Volver a experimentar cómo una persona a la que no conoces de nada, de absolutamente nada, puede preocuparse y ayudarte de forma sincera es una se las más impactantes.

Creo que es el motivo de querer repetir nada más volver a nuestras zonas de origen: experimentar una conexión con cualquier persona del mundo compartiendo pasos y objetivos.